COORASAN

COORASAN

PIDELO Y LO TENDRAS

PIDELO Y LO TENDRAS

domingo, 9 de octubre de 2016

Aumentan a 14 muertes en EEUU y advierten sobre "graves destrucciones" por el paso del huracán Matthew


El huracán Matthew, ahora de categoría 1, sigue golpeando el domingo la costa sureste de Estados Unidos, tras un implacable azote de cuatro días que dejó muerte y destrucción en el Caribe.

De acuerdo a informaciones de autoridades locales, Matthew contabiliza ya 14 muertes, cuatro en Florida, tres en Georgia y otras siete en Carolina del Norte, el último estado en ser afectado por el ciclón. El gobernador Pat McCrory informó el domingo temprano que ha solicitado al gobierno federal más recursos, ya que el estado enfrenta "graves destrucciones".


Conforme el sistema avanza hacia el norte, a 19 kilómetros por hora, la cifra de hogares y negocios sin energía se incrementa a 2 millones. 



La noche del viernes, luego de abandonar la costas noreste de Florida, en donde hasta el momento poco más 700.000 usuarios se hallan sin suministro eléctrico, Matthew prosiguió su ruta frente a las costas de Georgia, cuyas secuelas se notan en árboles y postes de tendido eléctrico caídos entre Brunswick y Savannah.

El huracán de categoría 1, y que de acuerdo al último boletín del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos presenta vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora, ha dejado a oscuras a 370.000 residentes de Georgia, sumando a los clientes de las compañías Georgia Power y Georgia EMC.

Autoridades de Georgia han reportado tres muertes por los efectos de Matthew. En Tybee Island, las inundaciones alcanzaron el registro histórico de 3,8 metros, informó la Agencia para el Manejo de Desastres del Condado Chatham, que mantiene vigente un toque de queda en esta región.

Según señaló este domingo en una rueda de prensa el gobernador de Georgia, Nathan Deal, unas 500.000 personas evacuaron las zonas costeras ante la amenaza que suponía Matthew, y a las que les urgió no apresurarse a regresar a sus casas.

El ojo del huracán tocó tierra esta mañana en el sureste de la pequeña localidad de McClellanville, en Carolina del Sur, que a estas horas es azotada con fuertes lluvias y vientos, además de registrar poderosas inundaciones por la marejada ciclónica.

La gobernadora del estado sureño, Nikki Haley, informó que más de 437.000 hogares y comercios se encuentran sin electricidad por efectos del huracán, que ingresó al estado con categoría 2 y ha obligado a la evacuación de más de 355,000 personas.

El CNH, con sede en Miami, prevé un debilitamiento del ciclón en las próximas 48 horas, aunque permanecerá con "fuerza de huracán mientras su centro pasa cerca de las costas de Carolina del Sur y Carolina del Norte".

@infobae