PIDELO Y LO TENDRAS

PIDELO Y LO TENDRAS

viernes, 30 de junio de 2017

Estrella dice sacar Odebrecht de Punta Catalina perdería la garantía


SANTO DOMINGO.- El ingeniero Manuel Estrella, presidente de la empresa Ingeniería Estrella que ejecuta el contrato de construcción de Punta Catalina, dijo que al planteársele el tema de una eventual salida de Odebrecht, en el marco de un acuerdo con el Gobierno Dominicano, señaló que “a mí me propusieron terminar la obra dejando fuera a Odebrecht. Obviamente dije que no”.

Agregó que luego hicieron unas seis o siete reuniones, tratando de buscar una salida por esa vía; y que su posición fue, primero, que su empresa no sabía cómo terminar esa obra, pues era muy compleja, segundo que él no quería prestarse a eso y tercero, que si se quita a Odebrecht de una obra que va a un 72% se perderían las garantías de la obra, pues quien la sustituya no las darían, y “eso sería un gran error.”


La Comisión consultó tanto a los representantes de Tecnimont e Ingeniería Estrella sobre las implicaciones de una eventual separación y salida de Odebrecht del Proyecto CTPC, así como de las posibilidades de ambas de asumir roles de mayor liderazgo en la ejecución del Contrato de Punta Catalina.

El Ing. Estrella señaló que “si se van a Panamá, Odebrecht sigue haciendo el metro, la línea dos, no se la quitaron y estaba con un porciento de ejecución más bajo. Le quitaron una concesión de una hidroeléctrica que todavía no había iniciado y en Perú el Presidente le quitó el gaseoducto, pero era una concesión, no una obra pública.”

Reiteró que “una obra pública a un 72°,6 significa perder las garantías”; y refirió que “si fuera una carretera, se hace un hoyo y se arregla, pero esa planta cuando se prenda tiene que dar 720 MW, tiene que cumplir con niveles máximos de emisiones, que si falla cualquiera de esas cosas, no sirve la planta.”

Estrella concluyó señalando que “en consecuencia, una obra de 72% con toda el equipo en patio, que sólo hay que instalarlo y prender, perder la garantía es un error.”

Por su parte, el Ing. Constantin Címpuieru, vicepresidente de Ventas de Energía de Tecnimont, indicó que “el contrato no prevé la posibilidad de que Odebrecht deje de ser el líder del consorcio”; y consideró que “es un argumento muy delicado porque si usted me pide mi opinión, por beneficio del país, ese contrato debe seguir como está, así como está. Si no existen razones o argumentos de naturaleza que pueda impedir hacerlo, ese contrato debe ejecutarse.”

Advirtió que “Tecnimont no es la responsable de la construcción de las plantas. Es Odebrecht y Tecnimont la asiste en las áreas de su competencia y especialidad, en la identificación y selección de los proveedores. Pero no tenemos la responsabilidad de construcción. A nivel de consorcio no tenemos los recursos humanos ni la capacidad para ser los responsables de la construcción. Re-movilizar recursos de construcción es algo que toma mucho tiempo. Nosotros teníamos competencia de re-movilizar, reorganizar, recontratar. Teníamos un concepto de construcción cuando lo realizamos de manera diversa a Odebrecht, que tiene un sistema muy integral con subcontratistas. Nosotros no trabajamos con sociedad de montaje.”

Al respecto, Steven Schebler, de Stanley Consultants, indicó a la Comisión que “Tecnimont tiene mucha experiencia en proyectos de plantas de carbón. Mi entendimiento es que ellos compraron los equipos principales, y no se hizo a través de Odebrecht. Pero que no puede responder si sería posible que Tecnimont asuma el liderazgo del consorcio o si tendría que traer otro socio. Sería un dilema muy grande para la CDEEE y tendría para ello que elaborar un plan.”

El Lic. José Luis De Ramón, de la firma Deloitte RD, cuando la Comisión le preguntó su parecer sobre la posibilidad se sacara a Odebrecht del Proyecto CTPC, dijo “que no recomendarían al Gobierno sacar a Odebrecht como líder del consorcio. Que la experiencia de sustituir contratistas cuando tienes un nivel de avance como el que se tiene en esa obra, de 60-70%, sería un suicidio. La variable que hay que cuidar es el tiempo de ejecución. Cada año que se dilata, es dinero que le va a costar al Estado. Si se logra que la empresa equis venga, esa empresa no va a aceptar la garantía de fiel cumplimiento que está en el contrato de adjudicación, que obliga a garantizar la planta con el 4% del valor de la planta. Eso son 80 millones de dólares. Aparte de que nadie va a tomar la responsabilidad por una obra de este tipo a la altura que está, un ejemplo claro es el de Estados Unidos.

Ese país ha multado a Odebecht, y las obras que ellos tienen allá han continuado sin ninguna interrupción. Parar una obra implicaría dos cosas:  habría que haber una causa para paralizar la obra, lo cual podría hacer que la empresa Odebrecht llevara a los tribunales al Gobierno Dominicano, y entremos en un punto muerto donde no se pueda continuar con la obra aunque haya un tercero que la quiera continuar, por razones legales. Tendríamos una inversión parada.”

@elnuevodiario