PIDELO Y LO TENDRAS

PIDELO Y LO TENDRAS

domingo, 21 de mayo de 2017

Cáncer de próstata, el enemigo silente del hombre


SANTO DOMINGO. Al conmemorase el pasado 4 de febrero el Día Mundial contra el Cáncer, los expertos informan la importante posición que ocupa el cáncer de próstata en el país, el cual se encuentra entre los cuatro primeros que padecen los hombres.

 La próstata es una glándula específicamente masculina, encargada de producir sustancias nutritivas para el semen. El cáncer de próstata es uno de los más frecuentes, después del cáncer pulmonar, alcanzando un 35 por ciento de todos los cánceres, y está catalogado como el segundo tumor con mayor mortalidad en varones, después del cáncer broncopulmonar.

 Según la Organización Mundial de la Salud, los cánceres diagnosticados con más frecuencia en el hombre fueron los de pulmón, próstata, colon y recto, estómago e hígado. 


 La Sociedad Americana Contra el Cáncer calculó para el año 2015, que en los Estados Unidos se diagnosticaron alrededor de 220,800 casos nuevos de cáncer de próstata; se reportaron 27,540 muertes por esa causa; y aproximadamente uno de cada siete hombres será diagnosticado en el transcurso de su vida. 

 El doctor Pablo Mateo, urólogo, refiere que estadísticas globales indican que cerca del 30 por ciento de los hombres mayores de 50 años muestran indicios histológicos de cáncer de próstata.


 Este porcentaje se eleva conforme la población envejece. Estudios confirman que 50 por ciento, o más, de los hombres por encima de los 70 años tienen cáncer de próstata. “Como podemos observar, la edad es un factor importante, a medida que avanza la edad, hay más probabilidad de tener cáncer de próstata”, expresa el especialista. Otro factor es el étnico, 

Mateo señala que los afroamericanos son los varones con mayor incidencia de la enfermedad en el mundo, superior a China y Japón, Resalta que el antecedente familiar es importante también, ya que la genética y la herencia hacen que los pacientes tengan un riesgo aumentado entre un seis y ocho por ciento. 

“Mientras más joven es el familiar que tuvo el cáncer, mayor es el porcentaje de padecerlo genéticamente”, revela Mateo. Advierte que la dieta alta en grasas animales, y los agentes infecciosos son otro factor a tomar en cuenta para medir el riesgo de un hombre.

 Síntomas

 Mateo afirma que el problema mayor del cáncer de próstata es que la mayoría de los casos cursa sin síntomas. 

Refiere que son pocos los casos en que puede haber molestia al orinar, sangre en la orina, ligera incontinencia, o levantarse mucho en las noches a orinar. 

 Empero, en general, no hay síntomas, y el paciente no siente nada, por lo que ese cáncer se diagnostican en una evaluación de rutina. 

 El cáncer de próstata tarda mucho tiempo para manifestarse, y precisamente por este motivo es importante someterse a exámenes periódicos cada año; y si el paciente tiene antecedentes en la familia, este seguimiento debe ser cada seis meses. 

 Diagnóstico

 A pesar de los avances científicos que tenemos a nuestra disposición, el examen digital (tacto rectal), insertar un dedo enguantado con lubricante en el recto, es uno de los métodos más simples, económicos y rápidos. Por esa vía el urólogo palpa la próstata y puede buscar un área irregular, de consistencia dura, lo que podría ser el inicio de un cáncer. 

 La prueba del tacto rectal, ayudada por la prueba del P.S.A., sustancia producida por la próstata que sirve como un marcador tumoral, orienta a realizar una biopsia de próstata, de ser necesario, y así confirmar o descartar la existencia de cáncer. Tratamiento

 El tratamiento más usado para la enfermedad en etapa inicial -pacientes jóvenes- es la cirugía radical de próstata y la radioterapia. 

 La cirugía radical de próstata puede ser abierta, laparoscópica o por robot, y consiste en extirpar toda la glándula prostática y vesículas seminales, procedimiento que se realiza con mayor frecuencia cuando el cáncer no se ha propagado mas allá de la próstata. L

a radioterapia externa es un tratamiento que usa rayos de alta energía para destruir las células cancerosas, desde una máquina que se encuentra totalmente fuera del cuerpo del paciente.

 Explica que la radioterapia interna, también llamada braquiterapia, se realiza insertando semillas radioactivas dentro de la próstata. 

 La decisión del tratamiento va a depender de facto

res como edad del paciente, condiciones físicas, morbilidad, estadio o grado del cáncer y otros. Mateo recuerda que el urólogo es el médico especialista entrenado y capacitado para tratar el cáncer de próstata.