COORASAN

COORASAN

PIDELO Y LO TENDRAS

PIDELO Y LO TENDRAS

lunes, 4 de julio de 2016

“Estamos aquí demostrando que no tenemos miedo”: Crónica de la Caravana LGBTI


SANTO DOMINGO- El candente Sol dejaba caer su mirada brillante y sofocante sobre el pavimento y las turbias aguas del río Ozama.

A la distancia, un murmullo convertido en bullicio anunció la llegada de un camión repleto de personas, decorado con los colores del arco iris y que depositaría su carga en la Puerta de Don Diego, lugar pautado para el encuentro.


Un muchacho de unos 20 años reparte las banderas multicolores, mientras que una mujer de medio siglo se afana por amarrar en su cabeza un pañuelo con las vistosas franjas, mientras que del otro lado de la acera, el taponamiento avispa la curiosidad de los conductores.


Desde el mediodía de este domingo 3 de julio, el ambiente en la Puerta de Don Diego, en la Avenida del Puerto, era todo un pandemónium.

Una discolight vocifera un dembow a todo pulmón, que es devorado por los presentes, quienes bailan a ritmo del pam pam pam que cubre los bocinazos y las palabras.

Las extravagantes y coloridas vestimentas son el preludio a la marcha que se acerca según van pasando las escasas nubes y las agujas del reloj gira hasta alcanzar las dos.

Se unieron motores, pasolas, bicicletas, yipetas, camiones, y patines adornados con lentejuelas y cascabeles para realizar la caravana del orgullo, la novena que se efectúa en República Dominicana.
Los vendedores ambulantes no despreciaron la ocasión y aprovecharon para hacer su agosto, llamando la atención de los que estaban en el lugar.

“Estamos aquí demostrando que no tenemos miedo. El Estado dominicano no quiere compromisos para con nuestra comunidad. No estamos pidiendo, estamos exigiendo lo que nos corresponde”, gritaba Deivis Ventura, uno de los activistas encargados de la organización del evento.

Al caer la tarde el embajador James Brewster, arriba acompañado de su esposo, Bob Satawake. Pero no fueron los únicos en demostrar su apoyo a la comunidad LGBTI. Los embajadores de Países Bajos, Alemania, El Reino Unido, Suiza, México y el representante de las Naciones Unidas también hacen acto de presencia.

“I love you, New York”, “cásate conmigo”, grita la multitud al emisario norteamericano a ni bien llega al lugar, rodeando el vehículo.


El dispositivo policial no se hizo esperar, y en poco tiempo tomaron control de la situación
De un brinco el embajador, su esposo y los diplomáticos trepan a una tarima diminuta, donde dan las gracias por el apoyo dado a la comunidad LGBTI.

“Esperamos que el año que viene los representantes dominicanos estén con nosotros celebrando la diversidad, toda persona merece vivir libre de discriminación celebrando lo que es y lo que ama”, dice Brewster, sonriente.

De paso, extiende una petición a las autoridades para que cesen las acciones discriminatorias llevadas a cabo en diferentes ámbitos de la sociedad, y en especial las incitaciones de odio y a la división social, manifestadas en los últimos días por parte de algunos líderes religiosos y por el atentado en una discoteca de Orlando.

Cerca de las cuatro de la tarde, las personas van ubicando sus puestos para dar inicio a la caravana.
Recorrido

Por las zonas donde se desplazaba la caravana, personas manifestaban su apoyo, mientras que otras solo miraban con rostros de sorpresa y asombro o simplemente capturaban el momento en sus teléfonos móviles.

La marcha alegre seguía su curso por el Malecón y cruzaba una avenida igual de compleja – la avenida Máximo Gómez.

Un chico con trenzas larguísimas y semidesnudo, rondaba la zona en patines y llamaba la atención de todos agitando las manos y moviendo las caderas y las piernas.
Cada quien estuvo en lo suyo. 

Las personas del protocolo trataron de mantener el tránsito en orden para que solo se utilizara un carril.

El recorrido abarcó la avenida Máximo Gómez, penetraron al sector de Villa Juana, Villa Consuelo, Villa Duarte, el Barrio Chino y la Zona Colonial.


La caravana concluyó en la Puerta Don Diego cuando la tarde llegaba a las seis, con un concierto amenizado por varios artistas urbanos y con emotivo homenaje a Magalis Pineda y a las personas fallecidas en el atentado a una discoteca de Orlando.

www.acento.com.do