COORASAN

COORASAN

PIDELO Y LO TENDRAS

PIDELO Y LO TENDRAS

jueves, 25 de agosto de 2016

25 años del debut de Michael Schumacher en la Fórmula Uno


Todo mito tiene un origen. Y el de Michael Schumacher está en el GP de Bélgica de 1991 cuando debutó en la Fórmula 1, ahora hace 25 años de esa primera carrera, aunque la suerte no le acompañó y en la primera vuelta tuvo que abandonar por un problema con el embrague en la emblemática Eau Rouge.

No obstante Schumacher ya había dejado su sello en la clasificación del sábado y en la salida de la carrera donde ganó dos posiciones. 

Porque Michael se clasificó el séptimo al volante del Jordan en un circuito no conocía. 'Schumi' venía de correr el Mundial de Resistencia con Sauber Mercedes (acabó quinto en las 24 Horas de Le Mans) y un par de carreras del DTM. Aunque para subirse al Jordan 191 del equipo del irlandés tuvieron que pagar a Peter Sauber 170.000 dólares como indemnización

"Jamás pensé que podía salir en una posición adelantada", declaraba sorprendido Schumacher tras aquella sesión de clasificación, sobre todo porque solo había dado unas vueltas en Silverstone. 



"Me habían dicho que un coche de Fórmula 1 es bastante más difícil de conducir que los coches de Sport, pero realmente pienso que entre los Sport-Prototipos de ahora y los Fórmula 1 no existe tanta diferencia", explicaba Michael.

"Lo primero que pensé cuando me dijeron que correría en F1 fueron tres cosas: No tener un accidente, no hacer el ridículo, clasificarme para la carrera y lograr integrarme lo más rápidamente al equipo, para lo que no tenía mucho tiente", abundaba Schumacher aquel sábado 24 de agosto de 1991 en el que Ayrton Senna (McLaren) logró la pole seguido de Alain Prost (Ferrari) a más de un segundo.

Schumacher supo aprovechar la oportunidad que se le presentó después de que fuera el piloto elegido por Eddie para sustituir a Bertrand Gachot. El piloto francés estaba en la cárcel después de que fue juzgado y condenado a 18 meses de presidio después de una trifulca con un taxista en Londres del que se defendió con gas paralizante.

A Flavio Briatore no se le escapó el talento que atesoraba el joven alemán de 22 años y se lo llevó para correr con Benetton ese mismo año. Eso sí, depués de ganar un juicio interpuesto por Jordan y que el inglés perdió ya que con ellos solo tenía el acuerdo para una carrera y con los italiano había firmado un contrato.

Fue el inicio de un mito capaz de ganar siete títulos de campeón del mundo y 91 victorias en Grandes Premios. Sobre su estado actual poco sabe ya y las pocas noticias que se filtran y no siempre veraces.

@sport.es