COORASAN

COORASAN

PIDELO Y LO TENDRAS

PIDELO Y LO TENDRAS

lunes, 22 de agosto de 2016

De ganar Hillary, Bill Clinton sería el Primer Caballero de EU, un rol interesante para un ex Presidente.


Washington, EU.- Bill Clinton podría pasar a la historia no sólo como el Presidente 42 de los Estados Unidos o el tercer Mandatario más joven de la nación.

Con su esposa, la candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, a la cabeza en los últimos sondeos, el ex Gobernador de Arkansas está en posibilidades de asumir un cargo que ningún otro hombre ha tenido antes: ser el Primer Caballero del país.

A decir de Peter Schechter, director del Adrienne Arsht Latin America Center del Atlantic Council, es una situación interesante e inédita, pues nunca la pareja del probable futuro gobernante había sido un ex Presidente, condición que facilita que Bill pueda asumir múltiples cargos con una envergadura importante.

"Él puede jugar un rol activo en temas económicos, judiciales, de relaciones internacionales, él es muy capaz de jugar múltiples roles".



La paz entre Jordania e Israel se logró con el ex Presidente Clinton, destacó el especialista, quien participó en la serie Diálogos con Think Tanks de EU: las Elecciones Norteamericanas del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales.

De igual manera, los acuerdos de Dayton que lograron la separación permanente de Yugoslavia y la paz en los Balcanes se dieron bajo el mandato del abogado, sin olvidar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

"Creo que han habido muchísimos logros bajo su liderazgo, y tendrán que decidir cuál es el rol más adecuado y más importante".

La candidata demócrata a la Casa Blanca ya comenzó a delinear el rol que jugará su esposo si gana la elección.

"Ya le he dicho a mi marido que, si tengo la suerte de ser Presidenta y de que él sea el Primer Caballero, esperaré que se ponga a trabajar para que suban los sueldos".

Clinton expresó que la tarea de Bill será revitalizar la economía, aunque precisó que no formará parte de su gabinete.

Encargar al cónyuge del Mandatario un papel clave en un área política destacada conlleva riesgos, indicó Christopher Arterton, profesor de gestión política en la Universidad de George Washington.

"Cuando Bill Clinton fue elegido y puso a Hillary a cargo de su plan sanitario, hubo todo tipo de críticas, la gente preguntaba 'quién la había elegido'. Algunas eran hipócritas, porque el Presidente puede apoyarse en muchos asesores que no son elegidos en las urnas, pero algo había de verdad en esa sensación de que el cónyuge del Presidente no es lo mismo que un asesor normal".

Si esa pareja es además un ex gobernante, agregó Arterton, la situación puede volverse más incómoda para el resto de asesores.

Sin embargo, añadió, Clinton no puede tener a Bill a su lado y no darle una serie de responsabilidades claramente definidas.

"Creo que dentro del área limitada de la economía, los miembros de la Administración darán por supuesto que Bill habla en nombre de la Presidenta, así que no espero que haya más conflicto".

@attimes