COORASAN

COORASAN

PIDELO Y LO TENDRAS

PIDELO Y LO TENDRAS

sábado, 3 de septiembre de 2016

Cinco maneras como se violenta a las mujeres


1. La minimización

A la mujer adulta se la suele llamar "niña". Cuando no se habla de "una niña", se habla de "una vieja". Con estos apelativos se desconoce la autonomía de la mujer, por una parte, y, por otra, se la desexualiza, para que el hombre pueda protegerse del amenazante deseo de ella y de la amenaza de frustración que entraña su propio deseo. 

Algo similar ocurre cuando, para supuestamente destacar el valor de las mujeres, los hombres se limitan a mencionarlas en relación con ellos ("nuestras madres y nuestras hijas"), caso frecuente entre los políticos. Al destinar el diminutivo "señorita" para la soltera también se desconoce la independencia de la mujer.

A la mujer adulta se la suele llamar "niña" o se habla de "una vieja", así se desconoce su autonomía y se le desexualiza.


2. La reducción

En los medios de comunicación y en la vida privada, cuando se habla de una mujer se suele dar prioridad al comentario o al juicio sobre su atractivo físico. Con ello se insinúa que la mujer existe en primer término para complacer el deseo del otro. 



La relación entre esta costumbre y la impunidad de la violación es obvia. La idea de que la mujer es sobre todo un cuerpo deseable es el antecedente de la idea de que la mujer es un objeto para la posesión. Este punto parecería ser contradictorio con el anterior, pero son concurrentes.

Persiste la idea de que la mujer existe en primer término para complacer el deseo del otro.


3. La aprobación

La mayoría de las actividades humanas se entienden como naturales al hombre antes que a la mujer. El masculino es el género por defecto, y el femenino, el género defectuoso. 

El producto del trabajo o el contenido del saber de una mujer, sin importar su calidad, es automáticamente considerado como menor que el de los hombres; es una especie de "intento loable con resultado incompleto". 

Según la percepción común, el hombre hace cosas, mientras que la mujer pretende hacerlas. Se espera, además, que los hombres den o nieguen su aprobación a los logros de las mujeres, y se cree que los hombres siempre tienen algo que enseñarles a las mujeres (salvo quizás en lo que respecta a la maternidad, la servidumbre doméstica y la prostitución).

"Según la percepción común, el hombre hace cosas, mientras que la mujer pretende hacerlas".


4. La tergiversación

A la mujer se le impone un modo y un tono, lo cual hace que sea fácil descalificarla cuando sobrepasa el tono prescrito o modifica el modo que se le permite. Cuando la acción de una mujer se sale del espectro de gestos e intensidades que se esperan de ella, advienen la ridiculización y la hipérbole: es una "fiera", una "furia", una "histérica". 

Cuanto ella más seriamente se manifiesta, menos se le toma en serio; ella solo quiere llamar la atención, provocar.

Cuando una mujer se sale del espectro de gestos que se esperan de ella, se la critica como una "fiera", una "furia", una "histérica".


5. La autocomplacencia

La sociedad se solidariza fácilmente con las mujeres cuando estas ocupan el lugar de víctimas (asesinadas, violadas o golpeadas). Más difícil le es mirar, considerar o admirar a la mujer en situación de poder o de superioridad. 

Las movilizaciones de rechazo al maltrato físico de las mujeres son útiles y necesarias, pero a veces contribuyen a que la sociedad se felicite precipitadamente por un falso igualitarismo.

@efe