COORASAN

COORASAN

PIDELO Y LO TENDRAS

PIDELO Y LO TENDRAS

viernes, 30 de septiembre de 2016

Dominicanos acusados explosión donde murió bomberos recibirían cadenas perpetuas


NUEVA YORK.-Los dos dominicanos detenidos este martes y miércoles, acusados por las autoridades de tener conexión con la explosión de una vivienda en el sector de Kingsbridge en El Bronx, y donde murió el capitán del Departamento de Bomberos de la Ciudad (FDNY) Michael Fahy, y otra veintena resultaron heridos, serían condenados a cadenas perpetuas si son encontrados culpables de los cargos que le imputan. 

 La opinión es de algunos abogados criminalistas en ejercicio en esta ciudad, quienes coincidieron en señalar que dicha explosión será catalogada como un acto terrorista, más la muerte del oficial de los bomberos, es seguro que lo sentenciarían de por vida en la cárcel. 

 Julio Salcedo, de 34 años, fue detenido el martes en Cliffside Park, Nueva Jersey, pocas horas después de ocurrir la explosión. Permanece detenido en la cárcel del condado Bergen a espera de su extradición a Nueva York donde será instruido de cargos. Además, es la persona que figura como la que alquiló la vivienda y se observa en un video corriendo cuando los bomberos llegaron a las 6:20 de la mañana para revisar una fuga de gas en el inmueble. Luego de ocurrir el hecho, desapareció del lugar, informaron las autoridades.

 El otro criollo es Garibaldi Castillo, de 32 años, apresado este miércoles en la tarde en su apartamento ubicado en el alto Manhattan. Horas después fue instruido de cargos en la Corte Criminal de Manhattan.

 Las autoridades han informado que en la vivienda ubicada en el 304 W de la calle 234 operaba un laboratorio de marihuana artificial, que era elaborada mediante la instalación de una línea de gas ilegal para evitar facturas altas y no despertar sospechas con el propietario, lo que provocaba escape.

 Cuando los bomberos llegaron encontraron un apartamento cerrado, sellado con plástico, estrechamente apretado y un tanque azul de 55 galones lleno de fertilizantes y varios más en el sótano, que luego ocasionaron dicha explosión.

 Por Ramón Mercedes