COORASAN

COORASAN

PIDELO Y LO TENDRAS

PIDELO Y LO TENDRAS

domingo, 16 de octubre de 2016

El 28% de la venta de alcohol y cigarrillos en el país es de contrabando


La asociación de Industria de la República Dominicana –AIRD- reveló este domingo que el 28 por ciento de los alcoholes y cigarrillos que se venden en el mercado entran al país de manera ilegal.

La directora ejecutiva de la AIRD, Circe Almánzar, sostuvo que los industriales albergan el temor de que tras los contrabandos de mercancías hay todo una mafia instaurada la cual operar tanto en la República Dominicana como en otras naciones.

Entrevistada en el programa semanal D’Agenda, la dirigente empresarial explicó que los mismos actores que están involucrados en esos negocios ilícitos están operando en otros países, principalmente en Centroamérica.

Agregó que esa mafia actúa principalmente con los productos que tienen mayor nivel de impuestos, como el caso de los vicios, es decir las bebidas alcohólicas y los cigarrillos, hasta llegar al trasiego ilegal de armas de fuego.


“En los últimos tres años nos está afectando cada vez más, estamos hablando de que en algunos sectores como el cigarrillo y los alcoholes el contrabando ronda el 28 por ciento del mercado o de las ventas que se están produciendo en el mercado informal”, enfatizó Circe Almánzar.

Anunció que esa entidad está en conversación con los directivos de la Organización Nacional de Empresas Comerciales para hacer una alianza contra la evasión y la informalidad.

Explicó que son varios los problemas que está creando al sector productivo nacional ese trasiego ilegal de mercancías que vulnera los controles aduaneros.

“Tenemos el contrabando vía Haití, pero también vienen contrabando vías empresas que tienen un régimen especial que no son fiscalizadas, aunque eso en modo alguno implica que esas empresas tengan nada que ver con esas acciones ilícitas”, subrayó Almánzar.

Reiteró que los evasores utilizan empresas multinacionales o que gozan de regímenes especiales que deben tener una agilidad para importar y exportar como es el caso de las empresas de zonas francas, para entrar mercancías o ponerlas a su nombre, y de esa manera engañar a las autoridades aduaneras.

“Pero al mismo tiempo tenemos el tema de las mudanceras que se ha convertido ya en un negocio, porque iniciaban con ayudas humanitarias, o personas que le enviaban a sus familiares algún tipo de mercancías, pero hemos detectado que ahí está llegando de todo, y es un negocio y no para ayudar a las familias”, se quejó la vicepresidenta de la AIRD.

Acotó que esas mercancías son llevadas a almacenes o a supermercados que tienen hasta 36 sucursales sin estar registradas, a lo que se agrega la entrada al país de productos genéricos chinos que cuando llegan aquí le colocan una marca.

“Y por otro lado tenemos las falsificaciones de productos que es otro problema, como por ejemplo que en una botella de ron o de whisky le ponen otra cosa distinta, en fin son muchos aspectos y por eso nosotros estamos llamando la atención sobre una cultura de ilegalidad que tenemos que contrarrestar porque está erosionando la base tributaria”, detalló.

Dijo que esa es una de las causas por las que la República Dominicana tenga una presión tributaria tan baja, porque en la medida en que esa ilegalidad va creciendo, las recaudaciones tienden a disminuir.

@elcaribe.com