COORASAN

COORASAN

PIDELO Y LO TENDRAS

PIDELO Y LO TENDRAS

jueves, 24 de noviembre de 2016

Deslaves y aludes de tierra destruyen 73 viviendas en Río Grande y Pescado Bobo de Altamira por intensas lluvias


PUERTO PLATA.- Varios deslaves y aludes de tierra originados por las intensas lluvias que han saturado el suelo, destruyeron un total de 73 viviendas en el distrito municipal Río Grande y en la comunidad Pescado Bobo del municipio Altamira, dejando a la intemperie a más de 365 personas ya que además de sus modestas viviendas también lo perdieron todo.


La situación de la comunidad de Río Grande en la parte oeste de la provincia Puerto Plata, es muy crítica debido a que las lluvias han dejado pérdidas millonarias, según explicó a éste redactor el cura párroco de la iglesia San Antonio de Padua, sacerdote Juan Luis Díaz Bonilla, quien condenó que sectores vinculados al gobierno supuestamente pretenden ocultar la realidad existente allí.

El religioso explicó que de unas mil 600 viviendas que conforman las comunidades Río Grande y Pescado Bobo de Altamira, aproximadamente unas 300 resultaron afectadas por los deslaves o corrimiento de tierra desde las montañas y cerros, que han sepultado la morada de  ciudadanos pobres que el único modo de subsistencia que tiene es la agricultura.



Mientras que el señor Cristóbal Núñez García quien es el presidente del bloque de organizaciones campesinas de esa comarca, aseguró que las lluvias causaron derrumbes que afectaron caminos vecinales en las localidades: Los Pomos, El Guasaral, Los Lirios, La Vereda, Arroyo Blanco, Pie Jagua, Corte de Cajón, La Guinea, Los Mangos, Arroyo del Clavo, San Ramón, Los Chijos, Las Aguas, La Lagunita, El Guayabo, Alto de la Jagua, El Almacén y Alto de Garín.

Advirtió que esas comunidades antes enumeradas, se encuentran al pie de algunas elevaciones montañosas de la cordillera septentrional y corren el riesgo de quedar completamente incomunicadas debido a que por las condiciones climáticas se han derrumbado muchos cerros y arboles que obstruyen los caminos, por lo cual solicitaron la pronta intervención de las autoridades a fin de que puedan evitar el incremento de las múltiples dificultades que están pasando.

Se pudo comprobar en toda la zona, que el efecto de las copiosas lluvias favoreció el movimiento de una amplia capa del suelo que se separó del manto rocoso de las montañas, cubriendo decenas de viviendas y sembradíos, además las riadas que bajaron de la parte alta, incrementaron el caudal del río, afluente que socavó la carretera y amenaza con llevarse la policlínica y otros viviendas contiguas.

@puertoplatadigital