COORASAN

COORASAN

PIDELO Y LO TENDRAS

PIDELO Y LO TENDRAS

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Segura vivió en piso de tierra

William Aish
Santo Domingo


Jean Segura como miles de dominicanos vivió de una manera paupérrima a tal punto que en su casa se pasaban parte del día roseándole agua al piso del terruño donde nació, para poder calmar un poco el polvo y que este a la vez no le afectara a la salud. 

 Jean, inteligentemente desde que firmó por un bono de 70 mil dólares en el 2007 lo primero que hizo no fue mudarse, sino arreglarle la casa de sus padres. Además de comprarle un motor nuevo a su padre para que este le llevara al play a entrenar. 

 Lo que resulta difícil de creer en una sociedad como la nuestra de tanta vanidad es que el pelotero narró que su primer carro lo compró cuando fue subido a Grandes Ligas en el 2012 por los Angelinos de los Ángeles de Anaheim. 

 Segura, entrevistado en el programa La Semana Deportiva el pasado domingo, contó que vivió en medio de las precariedades, pero que siempre tuvo un sueño de echar su familia adelante y lo encontró en el béisbol.

 Su trajín de vida fue de levantarse a las 6 de la mañana por muchos años para llegar al play a entrenar, luego llegar a su casa a la 1, comer e ir a la escuela, la que luego tuvo que dejar por el estrés que llevó para adentrarse más en el béisbol, deporte del que siempre pensó le iba a sacar de la pobreza algún día. “Vivíamos en una casa donde nos pasábamos parte del tiempo roseándole agua al piso para cuidarnos del polvo.



 Fueron tiempos difíciles, donde yo tuve que abandonar la escuela para dedicarme al béisbol, pese a que mis padres nunca quisieron que yo tomara esa decisión”, declaró Jean a los panelistas Héctor J. Cruz, José Luis Mendoza, Melvin Bejarán y Miguel Batista, en el programa dominical que se transmite de 12 a 2, por CDN Sports Max. 

 Segura superó obstáculos “Tus padres nunca querrán que un hijo deje los estudios, sin embargo, yo me puse en mente que el béisbol era la única forma de yo sacarlos a ellos (Padres) adelante”, agregó. “Nunca me compré un carro hasta llegar a Grandes Ligas, el dinero de mi bono se invirtió en arreglar la casa de la familia y comprarle un motor a mi padre Carlos Enrique Segura, para que me llevara al play”. 

 LAs precariedades de Segura no terminan ahí. En el 2008 jugando en la Rookie League para los Angelinos, el nativo de San Juan de la Maguana se rompió la pierna izquierda, pasando por su mente el retiro del béisbol.

 “En lo único que pensé fue en que llamen a mi mamá y decirle que me quedaría ilegal en Estados Unidos haciendo lo que sea para echar adelante a mi familia, porque yo no iba a volver a Santo Domingo sin dinero. Imaginé que era el fin de mi carrera”, apuntó Segura, quien luego de su recuperación siguió con los Angelinos, pese a que pensó que iba a ser dejado en libertad. “Les cuento que no solo era la frustración dejar el béisbol. 

No tenía dinero ni para comer, estuve en un hotel del desierto de Arizona por una semana comiendo pan y queso y tomando agua de la llave, gracias a que llamé a un amigo que era pelotero para que ayudara, ya que ni para comprar una botella de agua tenía”, observó Jean, quien ganó el liderato de hit de la Liga Nacional este año con 203.

 Las vicisitudes de Jean no paran ahí. En el 2014, lamentablemente mientras jugaba para los Cerveceros de Milwaukee su dirigente para ese entonces, Ron Roenicke tuvo que darle una de las noticias más penosas que un ser humano pueda recibir, la muerte de su hijo Janniel, quien apenas tena nueve meses de nacido al momento del deceso. 

 También en el mes de abril de ese año Jean recibió un batazo en la cara cuando saliendo del dugout Ryan Braun le golpeó mientras hacía calentamiento con su bate en medio de un juego. 

 En el 2015 Pedro Strop le pegó un pelotazo a Segura en la cabeza, un momento muy amargo para todos los presentes ese día en el estadio de los Cubs. Jean duró varios minutos en el suelo quejándose de dolor. Segura tuvo dos temporadas difíciles, la del 2014 y 2015, luego de ir al Juego de Estrellas en la campaña del 2013. 

 EL futuro de Segura era incierto en Grandes Ligas a inicio de esta campaña, cuando fue al desierto de Arizona en busca de un puesto con las diamantinas.

 Dado que de cara a la temporada del 2016 los D-backs tenían un exceso de jugadores en sus filas para el medio del cuadro interior - incluyendo a Nick Ahmed, Jake Lamb, Chris Owings, Phil Gosselin y Brandon Drury - la adición de Segura generó mucho escepticismo. “Fue una bendición el cambio a Arizona, pero yo fui sin un puesto seguro. 

Yo llegué sin nada en las manos, ya que el equipo tenía a varios jugadores”, narró Segura en medio de la entrevista. “Yo me puse en mente que debía ganarme el puesto y jugar el béisbol como antes. Esa me hiso tener problemas con Paul Goldschmidt, quien me dijo que yo estaba haciendo mucho ruido en el equipo, pero luego todo se calmó”. Aparte de obtener el liderato en hit de la Liga Nacional,

 Segura puso grandes números, elevando así su valor en el mercado. Su línea ofensiva lo dice todo: bateó para .319, con 20 jonrones, 64 carreras remolcadas en 153 partidos este año, donde también fue el líder en turnos oficiales con 637. Fue el único criollo en conectar más de 200 hits esta campaña, además de robarse 33 bases y conectar 41 dobles. Extrañamente, Segura jugó 142 partidos en la segunda base, siendo un para corto natural en toda su vida. Para esa posición, Segura tuvo participación en 23 encuentros. 

 Segura rechazó una oferta de 38 millones de dólares al finalizar la temporada del 2013, lo que según contó le traumó un poco. 

Recibió 2.6 millones dólares por la temporada 2016 y ya sus abogados están en conversaciones con Arizona tratando de renovar su contrato.