PIDELO Y LO TENDRAS

PIDELO Y LO TENDRAS

jueves, 29 de junio de 2017

La pareja de españoles asesinada vivía retirada en República Dominicana


Santo Domingo.- La pareja de españoles que fue brutalmente asesinada en el interior de su apartamento en el sector Gazcue, cuyos cadáveres fueron encontrados la tarde del martes, llevaba 10 años residiendo en el país.

Tras su retiro laboral, María del Carmen Revaldiera Cordero y Carlos Carrera Amil, de 82 y 75 años, respectivamente, habrían decidido mudarse a la República Dominicana debido a que aquí reside la mayoría de sus familiares.

Ambos convivían solos en el apartamento 1A del residencial Escorial V, ubicado en la calle Rosa Duarte número 2 del citado sector, donde acostumbraban caminar diariamente en horas de la mañana mientras paseaban sus perros.


Según sus familiares, fue en ese momento mientras regresaban de caminar cuando fueron sorprendidos por sus agresores.

“Cuando estaban entrando a la casa luego de pasear a los perritos aprovecharon y los ubicaron, como los podían identificar ellos los agredieron de esa forma”, narró Carlos Julio Carrera, nieto de las víctimas.

Como principales sospechosos del doble asesinato la Policía identificó a Francisco Durán Rosario, de 21 años, y Joel Antonio Mañón (El Cacón), el primero laboraba como conserje del residencial y no se presentó a trabajar el día del hallazgo, despertando la sospecha de los investigadores.

De acuerdo a vecinos, Durán Rosario tenía unos cuatro meses laborando en el edificio, por lo que “no lo conocían muy bien”.

Los restos de Revaldiera Cordero y Carrera Amil son velados desde ayer en la funeraria Blandino de la avenida Abraham Lincoln y serán sepultados hoy.

Violencia y crimen aumentan

La violencia y criminalidad no dan tregua en el país. Los sucesos ocurridos en las últimas semanas provocan que la población no se sienta segura ni en sus propios hogares.

Esta situación mantiene el reto a la Policía, que al parecer no ha podido encontrar la forma para el combate y prevención de la criminalidad, el cual pide a gritos una población atemorizada.

@eldia