ANDY RANCH

ANDY RANCH

PIDELO Y LO TENDRAS

PIDELO Y LO TENDRAS

domingo, 4 de junio de 2017

Marihuana es droga de mayor consumo en RD


SANTO DOMINGO.- A pesar de los esfuerzos en la lucha antidrogas que sostienen los organismos estatales encargados de combatir este mal, su uso y tráfico en los barrios del Gran Santo Domingo parece afianzarse cada día más, consolidando a la marihuana como la droga de mayor consumo en República Dominicana.

En un informe publicado por la Procuraduría General de la República en el 2015, confirma que la marihuana es la droga de mayor consumo en el país.

El documento señala que el decomiso de esa sustancia en 2014, para venta y consumo local (microtráfico), ascendió a 1,980 kilos para un porcentaje de 69.71%, del total de las drogas incineradas por el Instituto de Ciencias Forenses (INACIF).


A la hierba le sigue en una proporción menor, la cocaína, de la cual se incautó un total de 839.7 kilos, para un 29.56%. En tercer lugar le siguió la heroína con 13.5 kilos decomisados para un 0.48%; y por último fueron confiscados 7 kilos de crack, para un 0.25%, según establece el informe.


En los últimos cinco años la cocaína ha sido la droga más incautada en territorio dominicano, no queriendo esto decir que sea la más consumida. Ya que las autoridades pueden fácilmente determinar cuándo una droga es para venta y consumo local o cuando el país es solamente un puente para llevarla a otros destinos.

También la encuesta de Vigilancia de comportamiento 2012, expone que la droga más consumida es la marihuana, seguida de la cocaína. En ese mismo informe explica que menos del 2.4% de los adictos consumen drogas inyectables; por lo cual la droga fumada es la de un uso más frecuente.

Destaca el mismo informe que entre el 70% y el 90% los consumidores son hombres, y más de la mitad son menores de 25 años. Otras variables ofrecen los datos de que cerca del 50% ha cursado el nivel primario escolar; y menos del 35% maneja ingresos mensuales por encima de los 10,000 pesos.

De la gran cantidad de cocaína que se ha incautado en República Dominicana en los últimos tiempos, solo un pequeño porcentaje se queda para su venta, ya que este país por su ubicación geográfica se ha convertido en un puente ideal para el trasiego de esta sustancia a otras naciones.

Según el portal de la Dirección Nacional de Control de Drogas, en los tres primeros meses de este año (enero-marzo) ya van 1,036 kilos de marihuana decomisados junto con 33 matas. En el 2016 se incautaron 5,621 kilos incluyendo 1,216 arbustos.

En la misma página se lee que durante los años 2015, 2014 y 2013 fueron decomisados 1,538; 1,968 y 1,297 kilos de la droga y 149, 111, y 1,143 plantas respectivamente en el mismo periodo de tiempo.

Entrada y cultivo

La frontera dominico-haitiana es hoy por hoy la ruta terrestre que permite el mayor ingreso de indocumentados y todo tipo de contrabandos a territorio dominicano; entre los que se destacan las armas y la marihuana. 

Por su parte la entrada del cannabis tiene dos explicaciones sencillas. Primero, es que esta droga es cultivada en el propio suelo haitiano. Y segundo, la cercanía de Haití con Jamaica (300 kilómetros por mar), que es el mayor productor en el Caribe, lo convierte en un puente ideal para traficar la hierba hacia la República Dominicana. Siendo la frontera, tierra de nadie y por donde pasa de todo, la vía para que llegue al país sin ningún problema.

Informes de los organismos de seguridad del Estado, sostienen que las principales redes que suplen la demanda de marihuana desde Haití lo hacen en complicidad con dominicanos, quienes utilizan diferentes tipos de artimañas para hacerlo.

Cientos de libras de marihuana han sido camufladas debajo de camionetas o entre productos del campo para pasar en su trayecto desde el sur a la capital.

Legalización

La legalidad de la marihuana o su regulación referida al uso como sustancia adictiva, es objeto de debate y controversia desde hace décadas. Ya muchos países tienen leyes concernientes al cultivo, posesión, venta y consumo.

Los productos no psicoactivos (por ejemplo, fibras y semillas) son legales en muchos países, y en ellos las autoridades pueden dar licencia para el cultivo orientado a dichos fines. 

La hierba, sin embargo, sigue siendo una sustancia controlada en muchas naciones, aunque existen excepciones por motivos médicos.

Personalidades mundiales debido al fracaso de políticas prohibicionistas y policiales frente al tráfico de drogas han solicitado cambios en las regulaciones para su consumo.

“Con la legalización no creemos que disminuya ni aumente ninguno de los items (venta, tráfico ilegal) por lo que no nos encontramos ni a favor ni en contra. 

Pero debemos evaluar que las realidades de los países son distintas, y la experiencia dice que si bien algunos índices de criminalidad por narcotráfico y violencia disminuyeron, otros problemas surgieron”, según el licenciado Julio Manuel Díaz Capellán, director nacional de tratamiento de los Hogares Crea Dominicanos.

Entre los problemas que aparecieron después de la legalización están la migración desmedida hacia los lugares donde la marihuana está legalizada para su uso terapéutico o recreativo, provocando con esto una alta densidad de personas deambulando en las calles. Aumento en los gastos médicos públicos, y el incremento de los accidentes de tránsito, según Capellán.

Orígenes

Esta droga se cultivó por primera vez en Asia y fue utilizada en la India en el 2000 AC en ceremonias religiosas donde se veneraba la planta, denominándola “fuente de felicidad y de vida”; las tradiciones brahmánicas (religión de transición entre la religión védica la hinduista) posteriores consideraban que su uso agilizaba la mente, otorgaba salud y concedía valor, así como potencia sexual.

Los documentos más antiguos que se conocen sobre el consumo de cannabis proceden del emperador chino ShenNung en 2727 a.C. aunque dependiendo de las culturas, se observa un uso profano o religioso.

Otros testimonios escritos sobre su uso en Oriente Medio datan de los años 500 antes del cristianismo, y en estudios escritos sugieren que en el Antiguo Testamento se hace referencia al cáñamo.

Su cultivo se extendió de forma importante para la producción de fibra vegetal, empleada para hacer cuerdas, alpargatas, sacos, tejidos, etc. De las semillas se extraía un aceite secante que se utilizaba para la fabricación de pinturas y jabones.

En la civilización grecorromana, según explica el historiador Herodoto, fue usado como instrumento recreativo en fiestas de ricos, ya que era un producto importado de Egipto, sin embargo en general nunca fue una droga usada por las clases sociales altas como lo hacían con otros tipos de sustancias.

Ya en tiempos más cercanos el cannabis se cultivaba en 1611 en las colonias americanas de Jamestown y Virginia, y en 1629 en Nueva Inglaterra.

Aunque el principal destino del cultivo durante el período colonial era la producción de cuerdas para instrumenos musicales, existen datos de que los colonos conocían sus propiedades psicoactivas.

En tiempos modernos fue durante la década de los años veinte que se empezó a propagar el uso de marihuana en Estados Unidos debido a la Ley Seca, y a la exposición de los soldados a la hoja de la planta durante las campañas en América Central y el Caribe.

En la década de los años 60 con la llegada de los movimientos psicodélicos y hippies su uso se extendió rápido y masivamente entre la juventud americana y europea, asociada inicialmente a actitudes contestatarias y a movimientos contraculturales.

Hasta entonces los países productores de marihuana habían sido México, Colombia y algunas zonas de las islas del Caribe; a partir de la década siguiente el primer productor mundial pasó a ser Estados Unidos, que mediante técnicas avanzadas de cultivo, tanto en campo abierto como en interiores han logrado desarrollar las mejores variedades.

Plantación de marihuana incautada durante un operativo antidrogas en República Dominicana.

Biblia y marihuana

Una investigación publicada en 1936 por Sula Benet (etimóloga polaca del Instituto de Ciencias Antropológicas de Varsovia) reveló al mundo la primera evidencia sólida del uso del cannabis (marihuana) por los hebreos y sus menciones en el Antiguo Testamento.

Según el estudio la palabra que aparece en el antiguo testamento es Kaneh-Bosem. Siendo Kaneh la raíz de la palabra griega Kannabus, del latín Cannbis y Bosem, que designa un junco aromático. 

La palabra anteriormente descrita aparece en el Éxodo (30:22-23).
El Éxodo explica que Dios desde un arbusto en llamas le dicta a Moisés la receta para el aceite de la unción. Y le dice que mezcle los siguientes productos: mirra, canela, Kaneh-Bosem (cannabis) y aceite de oliva.

En la Biblia convencional la palabra Kaneh-Bosemes es traducida como cálamo aromático.

EL DATO

Hogares Crea

En 2016, alrededor de 4,826 adictos fueron ingresados en los Hogares Crea. De estos: 1,831 tenían problemas de crack, 1,196 fumaban marihuana, 899 usaban cocaína, 726 eran alcohólicos, 102 adictos a la heroína y 72 padecían otros problemas patológicos asociados a drogas.

@elnacional