COORASAN

COORASAN

PIDELO Y LO TENDRAS

PIDELO Y LO TENDRAS

jueves, 4 de agosto de 2016

“El hombre que se llevó mi hija y a mi sobrina amaneció bebiendo con el padre de una de ellas”


HIGÜEY. La madre de una de las dos niñas de tres años que fueron raptadas la tarde del martes por un “amigo de la familia”, en Brisas del Duey un empobrecido sector del barrio El Cerro, en la zona norte de la ciudad Salvaleón de Higuey rogó al acusado de secuestro no hacerles daño a su pequeña y a su sobrina.

Elisaida Hernández Rodríguez, pide al hombre, a quien no conoce que le devuelva su hija. Explicó que solo lo vio una o dos veces.

“Es alto y calvo, se la pasó bebiendo ron y oyendo música con Franklin Severino el papá de una de las niñas y con Kakito (un amigo). Tiene tatuajes en los brazos y el cuello, se lo noté cuando lo vi que llegaba de bañarse del río sin camisa” contó.

La joven mujer, con apenas 20 años enfrenta la extraña desaparición de su hija con otra criatura de apenas un mes de nacida, teniendo que dejar de amamantarla para responder las llamadas telefónicas donde esperanzada en recibir una noticia positiva.



“La tarde del martes yo estaba durmiendo, porque me acosté a darle el seno a mi hija más pequeña cuando llegué del médico. Mi hermana me despertó para decirme que se habían llevado las niñas”, rememoró.

Explicó que su hermana Juanita Rodríguez le dijo que le cogió atrás al alegado secuestrador, pero que cuando éste la sintió, tomó un motoconcho y escapó con las primas hermanas Charlenys y Franyelis.

Sobre el extraño hombre que se llevó las niñas a plena luz de día dice que llegó a la casa con un tal “Kakito” y Franklin Severino, padre de una de las niñas. Ambos se encuentra presos por el caso.

“Una niña de aquí me contó que él (el secuestrador) estaba en el baño con mi hija tenía el zíper del pantalón abierto”, añadió.

En ese momento una vecina que no quiso identificarse vociferó: “El que se llevó la niña le puso un vestido el mismo antes de irse con ellas”.

La casa en donde viven las niñas desaparecidas es una vivienda de zinc completa, divida en dos y en que cada una de las partes la ocupan las hermanas Elisaida Hernández Rodríguez y Juanita Rodríguez.

El lugar está repleto de familiares y amigos, pero sobre todo de curiosos.

La familia no ha parado de buscar las niñas donde quiera que alguien sugiere o dice haberlas visto. Han estado en casi todos los pueblos del Este, con mayor recorrido en los sectores de Verón, Punta Cana.

El extraño secuestrador

Del hombre que se llevó las niñas no hay datos concretos. Una imagen que fue captada por la cámara de seguridad a unos dos mil metros de la casa de la pequeña es la única referencia.

Alfredo Guerrero una de las personas que lo vio en el comercio manifestó que el hombre llegó con las niñas como si fueran sus hijas, pidió bizcocho para ambas, pero dijeron que no querían.

“Preguntó que si había un motoconcho. Subió las niñas en el motor y luego él. Me dijo que lo llevara a la parada de Bávaro, pero luego de ese lugar, me pidió que lo dejara más adelante por una zona oscura frente a la oficina local del Ministerio de Agricultura” dijo.El motoconchista indicó que le pagó 80 pesos por el transporte y se marchó. No vio nada raro, las niñas parecían sus hijas.

@diariolibre