COORASAN

COORASAN

PIDELO Y LO TENDRAS

PIDELO Y LO TENDRAS

lunes, 15 de agosto de 2016

MUJERES DE GRANDES LIGAS Equilibrio

CAROLINA CRUZ DE MARTÍNEZ
@miacarolina45

EQUILIBRIO: Siendo que el beisbol se encuentra entre las ramas profesionales más impredecibles y desafiantes, un beisbolista no debe depender o descansar totalmente en su habilidad atlética. En la actualidad hay coyunturas y oportunidades para jóvenes que pueden usar su talento beisbolistico como un trampolín para hacerse profesionales y bilingües. 

 Para un joven latinoamericano que aspira colocarse en el beisbol de la Gran Carpa la premisa de estudiar no es recibida con entusiasmo. El sueño de consagrarse como uno de los grandes iconos o héroes del Diamante consume todas sus energías, y descartan la idea de no llegar. Sin embargo, como he compartido en otras columnas, la pelota tiene distintos componentes externos al pelotero, que pueden ser más determinantes que el talento. Los jóvenes no pueden darse el lujo de solo pensar en jugar. 

 El beisbol debe ser una prioridad, pero no puede ser el todo de la vida de un adolescente o joven latino. Los padres deben jugar el papel de orientadores y en algunas ocasiones forzar al joven a equilibrar adecuadamente su tiempo. Un joven en la edad de 14 o 15 años aún no está consciente de la trayectoria y el curso de la vida, y sus altas y bajas. En esa mente aún no hay códigos de responsabilidad, problemas o compromisos. Por lo tanto los padres no pueden asociarse a la ambición desmedida e injusta de querer tener un hijo pelotero como una vía de mejoría económica. Los padres deben ser guardianes del bienestar emocional, mental e integral de sus hijos, por encima de todo otro interés que pueda ser tentador o seductor. 


 Es importante formar una disciplina de estudio en los jóvenes, y de sentarse con ellos a visualizar que otra cosa pueden ser más allá de pelota. Tristemente en beisbol no es suficiente tener la intención y el deseo de llegar; la realidad es que se aunque se asuma con seriedad, hay factores que no se pueden controlar.

 EL IDIOMA INGLES: Enfatizar la importancia de manejar un inglés básico es una ardua tarea con nuestros jóvenes prospectos. El inglés es una herramienta importantísima en el desarrollo integral de un joven. Un pelotero dominicano o latino que maneje bien el idioma puede defenderse y abrirse camino en el terreno y fuera de él. El ser bilingüe es un plus que habla muy bien de la disciplina, la inteligencia y la determinación de un joven de dar las millas extras como profesional.

 El beisbol es el deporte rey en Estados Unidos. Nunca un latino por más prospecto que sea, o más proyección que tenga debe perderse en entender eso.

El idioma oficial y natal del juego es el inglés y hasta tanto eso no varíe, la forma de comunicación de entrenadores, ejecutivos, managers, árbitros, fanáticos y prensa será ese idioma. Por lo tanto, es mejor aprenderlo, conocerlo, familiarizarse con el más temprano que tarde.

 A diferencia de las generaciones pasadas de peloteros, hoy hay muchos medios y herramientas para aprender el idioma y practicarlo. Desde aplicaciones hasta cursos virtuales, y aquellos que están internos en las academias locales tienen la facilidad de tener clases presenciales. Ojalá que los jóvenes puedan entender que ser bilingües solo les sumará y no les restará en su perfil como futuros grandes ligas.

 CONSCIENCIA: Es bueno que los involucrados en el apasionante mundo del beisbol, continuemos creando consciencia en nuestros prospectos de la importancia de ver más allá de sólo firmar, jugar y entrenar. Aun si logran colocarse como los grandes en el terreno, hay una vida más allá de las líneas blancas que va ameritar conocimiento y manejo. Mientras más preparados estén, mejor profesionales podrán ser.