PIDELO Y LO TENDRAS

PIDELO Y LO TENDRAS

lunes, 20 de marzo de 2017

Google pide perdón


Este lunes, Google ha pedido perdón a sus anunciantes por dejar que sus reclamos aparecieran junto a contenidos radicales publicados en sus plataformas de Internet. 

Matt Brittin, presidente de la división para Europa, Medio Oriente y África del gigante tecnológico, se ha disculpado en nombre de la compañía en Londres durante la Advertising Week Europe, un evento que se celebra cada año, después de que los bancos británicos HSBC y RBS (Royal Bank of Scotland), y la multinacional británica Marks&Spencer, decidieran suspender sus anuncios en YouTube, que Google compró hace una década por 1.300 millones de euros. 

Reino Unido es el mercado más grande de Google fuera de EE UU: en 2016 generó 7,8 millones de dólares (7,2 millones de euros) —principalmente a través de la publicidad—, equivalente al 9% de los ingresos anuales del gigante tecnológico, según recoge Reuters. 



"Quisiera disculparme con nuestros socios y anunciantes que pueden haber sido afectados si sus reclamos han aparecido junto a contenido polémico", ha dicho Brittin, quien ha asegurado que la tecnológica ya está progresando gracias a un aumento en la inversión destinada a mejorar las políticas de seguridad. 

"Nos tomamos muy en serio nuestras responsabilidades", ha añadido el ejecutivo, quien por otro lado ha reconocido que es complicado filtrar las 400 horas de vídeo que los usuarios suben cada minuto a YouTube.

WPP, la empresa de publicidad más grande del mundo, ha asegurado estar estudiando con clientes y socios como Google, Facebook y Snapchat cómo evitar que las marcas sean perjudicadas por contenidos radicales y que incitan al odio. 

"Siempre hemos dicho que Google, Facebook y otras empresas tienen la misma responsabilidad que cualquier otro medio de comunicación. No pueden esconderse detrás de la fachada de la compañía tecnológica, sobre todo cuando colocan anuncios", ha dicho Martin Sorrell, fundador y jefe de la firma británica.

Además de las conocidas marcas británicas, muchas de las principales compañías de publicidad a nivel mundial han revisado su manera de trabajar con Google, asegura Reuters. 

Pese a los perjuicios generados por los fallos en los filtros de los contenidos, la compañía de Silicon Valley sigue manteniendo una posición dominante en el mundo de los anuncios digitales, al ser capaz de ofrecer grandes audiencias y de crear a la vez anuncios personalizados para los usuarios. 

En Reino Unido, un comité de diputados ha exigido a Google que explique cómo es posible que anuncios del Gobierno hayan aparecido apareados a "sitios inapropiados y llenos de odio" y han preguntado si los anunciantes serán reembolsados por lo ocurrido, según Afp. 

"La Oficina del Gabinete ha advertido a Google que espera ver un plan y un calendario de trabajo para mejorar la protección de los anuncios oficiales para asegurarse que esto no se repita. Los anuncios en YouTube quedarán suspendidos mientras este trabajo se lleve a cabo", ha declarado un portavoz del Gobierno. 

El viernes, ejecutivos de Google habían sido llamados a enfrentarse a los problemas de la industria publicirtaria. 

Representantes de Marks&Spencer, Sainsbury's y Argos, de los bancos HSBC y RBS, McDonald's, Havas, BBC y Lloyds Bank han asegurado a Reuters que han bloqueado sus anuncios. Otros, como Vodafone, Barclays y Tesco están revisando sus acuerdos.

@elpais