COORASAN

COORASAN

PIDELO Y LO TENDRAS

PIDELO Y LO TENDRAS

martes, 6 de septiembre de 2016

“Mi ego es mi sencillez y mi humildad”




Frederick Martínez, es uno y son dos personas: él y El Pachá. El hombre delante y detrás de las cámaras. Aquí intentamos desentrañar qué hay tras el presentador carismático y estridente, talentoso y polémico.

—¿Cómo ve Frederick Martínez a El Pachá?

Veo a El Pachá como un joven que ha logrado durante 25 años posicionarse en los medios de comunicación. Santiago. Capital. Ritmo de El Sábado, La Efervescencia. Estados Unidos: Univisión y Telemundo... Pachá ha logrado romper esquemas sin apellidos. Sin tener un papá alcalde, y logró romper barreras con su talento, lleno de defectos y virtudes. Pero los hechos y los resultados están ahí. El Pachá se ha posicionado, y es un ejemplo a seguir. De superación, de venir de la nada, y hacer un nombre de un país, de posiciones muy equivocadas que mata a sus propios soldados.

—Una de las características suyas es la intensidad. ¿Cómo se mantiene así? ¿Hay algún momento en que se sienta sosegado consigo mismo, sin cámaras, ni testigos? ¿Hay algún momento del día en que sea una “persona normal”?



Mi compañero Janeiro Matos, en días pasados, que viajamos a Las Vegas, decía en el aire que el tipo más aburrido fuera de un micrófono soy yo. Cuando llego a un avión me pongo una gorrita y me duermo. En casa, los niños me dicen “papi, pero habla”. Creo que la energía y vitalidad las pongo de manifiesto frente al micrófono. Pero es tanta la efervescencia, que cuando salgo de las cámaras, dicen que soy aburrido, que me transformo. Que me apago totalmente. Y hasta en una funeraria quieren verme brincando.

—El costo del éxito y las ganancias o beneficios del éxito. ¿Qué pesa más?

¡Wao, buena pregunta, wao! El éxito te limita en muchas cosas; desde el tiempo a tu familia, a tus hijos. Más en el caso mío, que desde hace cuatro años y siete meses debo viajar cada fin de semana. ¿El beneficio? Salir de la pobreza más extrema, el poder mantener a mi mamá, mi abuelita y gran parte de mi familia –mantengo a 27 personas-, y gran parte de lo que gano yo, en más de un 45%, hasta el punto de que no me bebido un refresco de lo que produce Pégate y gana con El Pachá los sábados, porque gran parte de lo que produce el programa lo doy en recetas, en ayuda a operaciones, en ayuda a una persona que se le quemó la casa. Esa es la gran satisfacción. Ahí radica la satisfacción del éxito: poder ayudar y aportar a los demás.

—W. H. Auden escribió: “Cada autobiografía se ocupa de dos personajes, un Don Quijote, el ego, y el Sancho Panza, el yo”. ¿Si escribiera un libro sobre Ud. cuántas páginas ocuparía su Don Quijote?

Mi ego lo hago más que todo mostrando un personaje. Mi mamá dice que una de mis virtudes es mi humildad. Mi esposa dice que uno de mis grandes defectos es que pienso mucho en los demás. Estoy escribiendo un libro “La vida de un animador llamado Pachá”, que pienso esté listo a finales de noviembre. De mi ego diría lo contrario: mi ego es mi sencillez y mi humildad, que para muchos han sido, unos de mis grandes éxitos y para otros unos de mis grandes fracasos. En este estilo de vida de la comunicación tú tiendes a mostrar actitudes, y que la gente te vea de lejos. Aquí hay presentadores que no van a otros programas a dar entrevistas, porque se creen superdotados y superiores a los demás. Yo soy muy humano. Me paro en una esquina a comerme dos naranjas. En el aeropuerto me siento donde todo el mundo, por el mismo gate, la misma entrada y la misma salida. Soy como soy. Soy un civil cualquiera. Hoy estamos aquí, y no sabemos mañana. Del polvo venimos y al polvo volveremos.

—¿En qué aspecto de la vida puede sentirse frustrado Frederick Martínez: la música, la nobleza, la humildad?

Soy un combero frustrado. Un bailarín desde Los Kenton, Jerry Vargas, Los hijos del Rey. Siempre tuve esa inquietud, y tengo una frustración, a tal punto que la manifiesto cuando las orquestas van a mi programa. También siento mi frustración del ver cómo políticos se enriquecen y salen como si nada, donde hay tanta necesidad, tanta miseria, no los juzgan, no los condenan. ¡La impunidad me frustra!

— El próximo sábado será el festival Dyckman en Nueva York. ¿Qué pretende con este festival?

El festival se realiza desde hace varios años. Cada año transmitimos Pégate y gana con el Pachá, al final del verano. Y este año se le estará entregando útiles escolares y mochilas a los primeros dos mil niños que arriben. Habrá un homenaje a Don Pepín Corripio donde 100 instituciones estarán reconociéndolo, desde el Salón de la Fama de Premios Latinos, la National Supermarket Association, la Asociación de Bodegueros, nuestro programa, entre muchos otros. Se esperan más de 10 mil personas. 

Es un evento gratis para la comunidad. Estarán en vivo El Torito, Nene La Amenazzy, Alex Bueno, María Díaz, Revolución Salsera, Chino Aguakate, J. Martin, Grupo Nesso. Transmitiremos desde las 12:00 del mediodía hasta las 6:00 de la tarde, por Color Visión y en vivo para todo Estados Unidos por Televisión Dominicana.

@diariolibre